La mirada de mi vecino

Hola como están, espero que bien; hoy les vengo a contar una pequeña historia que a mi parecer fue la mejor experiencia del mundo.
 
Vivo en una casa de dos pisos, en el primer piso está la sala, el comedor, la biblioteca y la cocina. En el segundo se encuentran la pieza de mis padres, el cuarto de invitados y por supuesto mi cuarto, entre la ventana del hijo de los vecinos y mi ventana sólo hay una pequeña distancia, la cual está dada por un árbol, que se encuentra en la mitad de las dos casas.
 
Un día cualquiera, mis padres salieron temprano, yo me desperté como a las 10 :30 de la mañana, bajé a desayunar y volví a mi cuarto, estaba organizandome para bañarme, cuando algo me decia que me estaban observando.
 
De reojo, miré por un espejo que tenía cerca y era mi vecino, un joven atletico, acuerpado y muy lindo jijijijij.
Al sentir esa mirada fija en mi cuerpo y en lo que hacía, comencé a tocar lentamente mis nalgas mientras miraba la reacción que tenía mi vecino al verme hacerlo, me puse frente a él y lo llamé con mi mano y sin pensarlo se lanzó por la ventana, cruzando el árbol como todo un tarzán jajajaja. Entró por mi ventana y comenzó a besarme, acariciar mi vagina y hacerme sentir muy exitada.
 
Yo correspondí a su oferta y comencé a lamer su miembro hasta que no aguantamos más, él me tiró a la cama y comenzó a penetrarme suavemente y cada vez aumentaba su ritmo, hasta que, luego de un rato de intenso placer, llegamos al climax total, los dos juntos.. esa fue mi mejor experiencia inesperada.
 

 

 

¿Te gusta? Compártelo en LinkedIn, Twitter, Facebook o Google +